Los mapas isobáricos.


Los mapas de isobaras.

Todos estamos acostumbrados a ver los típicos mapas del tiempo en los que se representan los anticiclones y borrascas por medio de lineas que unen los puntos del mapa con igual presión, estas lineas son las isobaras.

Por razones que sería muy prolijo explicar aquí, el viento se mueve en la atmósfera libre siguiendo las isobaras en el sentido de giro de las agujas del relog alrededor de los anticiclones y en sentido contrario alrededor de las depresiones. Si las isobaras están muy juntas el viento es muy fuerte mientras que cuando las isobaras están muy separadas el viento es más flojo.

En la proximidad del suelo el viento no sigue exactamente las isobaras sino que se desvía hacia la izquierda de lo que sería su dirección en la atmósfera libre. Dependiendo de la naturaleza del terreno este desvío es mayor o menor.

 

El Cierzo en el valle del Ebro.

Se le dá este nombre al viento que sopla en el valle del Ebro de direccion noroeste. El Cierzo sopla en el valle del Ebro siempre que la presion reducida al nivel del mar en la cabecera del valle sea mayor que la presion en la desembocadura. La intensidad del viento es proporcional a esta diferencia de presiones.

Se da el caso frecuente de que las isobaras cruzan los Pirineos en direccion norte-sur siendo el viento en altitud de direccion noroeste, norte o noreste, el Cierzo sopla entonces en el valle de direccion norooeste, es decir en direccion transversal al viento en altitud.

 

La niebla en el valle del Ebro.

En el invierno, frecuentemente el anticiclon de las Azores se sitúa sobre la peninsula ibérica y queda más o menos centrado sobre ella sin desplazarse durante varíos días. En la zona central del anticiclón el viento es casi nulo y el aire es muy estable por lo que la masa de aire en contacto con el suelo no se mezcla con el aire más alto. En estas condiciones el fuerte enfriamiento nocturno produce nieblas en la capa de aire más baja en el fondo del valle del Ebro, el espesor de la capa de niebla va aumentando a lo largo de los días y solo llegará a disiparse cuando el anticiclón desplace su centro fuera de la península.